Thursday, February 08, 2007

Grand Canyon

Pues déjenme decirles dos cosas:


  1. Un bache es un hoyo o un cráter en la calle.

  2. Eli es un magneto de baches: siempre SIEMPRE caigo en ellos…


Pues, ayer la mañana caí en uno… no hice demasiados aspavientos, era de noche y tenía que rebasar a un camión, era la única manera… llegué a la oficina sin broncas y me fui a trabajar.

Pero, obviamente, en la tarde la llanta estaba desinflada y yo no me di cuenta hasta que fue demasiado tarde… iba por Avenida de los Poetas y no podía parar… me fui a dos por hora cruzando los dedos porque el sonido que escuchaba fuera un pedazo de plástico atorado en la llanta… pero no, cuando por fin logré detenerme, me asomé y la vi: desecha…

Un buen samaritano, de los pocos que quedan por acá, se ofreció ayudarme. NOTA: yo sí he cambiado llantas sola y lo podría repetir, pero cuando le ofrecen ayuda a una, pues no va una a decir que no, verdad… Y ya, la “cambiamos” y nos dimos cuenta que la de refacción, TAMBIÉN ESTABA BAJA…

Quise darle cincuenta pesos al señor y me contestó “No le estoy cobrando, soy vecino de por acá, no me tiene que dar nada”… Que Dios lo bendiga, señor con pants negro que es vecino de por arriba de Villa Verdún… usted tiene una fansss.

En fin… fui a la gas y a llenar la llanta… y luego a la vulcanizadora… a revisar que la de refacción no estaba ponchada y el estatus de la otra… Obvio estaba desecha, inservible, más que muerta… me arreglaron el rin abollado y a casita, a hacer cuentas para comprar llantas nuevas…

Hago notar lo siguiente:


  1. Obvio no llegué a mi clase de Pilates

  2. Hoy en la mañana salí tarde y pasé, con más luz, por el asesino bache. Es El Gran Cañón personificado, una cosa aterradora… y diez metros más adelante, un pobre cristiano cambiando la mismita llanta que se me bajó a mi… Deberíamos poder demandar al gobierno del D.F. por eso…

  3. Durante la aventura, ¡me rompí la uña! ¡Qué escándalo!



Besos a mis queridos no-lectores, manejen con cuidado, e.

2 Comments:

Blogger Harry said...

Los buenos Samaritanos existen; siempre han sido pocos y en una ciudad tan insegura como esta hay que tener cuidado al ayudar a los demás a media calle.

Que bueno que tienes cara de que no rompes un plato y te ayudaron con tu llanta. La última vez que a mi se me ponchó, le pagué a un lava autos para que me la cambiara.

2/12/2007 10:36 AM  
Blogger W.J. Porter said...

¿Qué te parece lo siguiente? Recientemente tuve un serio accidente automovilístico que se resume así: Bajada, curva pronunciada, el piso parecía Niagara (en ese entonces no había llovido en meses), derrapón, saltar camellón, quedar del otro lado de la calle después de un giro de 180 grados. El seguro se negó a curbir porque "fue mi culpa por manejar negligentemente en piso mojado". ¿Habeis oido semejante m#m$d%?

2/21/2007 2:12 PM  

Post a Comment

<< Home